Resignación y suerte

jose-tomas.jpg

  VA POR USTEDES

Desde que hemos empezado a transmitir y difundir las ideas fundamentales de  UPyD expuestas en nuestro  Manifiesto, me he encontrado con un hecho que me ha llamado poderosamente la atención.

Han sido muchas las  personas con las que he hablado, compañeros de trabajo o personas conocidas a través del mismo, amigos, familiares, e incluso periodistas, las que me han manifestado su más absoluto acuerdo con muchas de las cuestiones ( no con todas, claro está) que planteamos y que quedarán recogidas en nuestro programa electoral.

 Todo el mundo coincide en  su rechazo a que los votos tengan una valía u otra, según en la provincia en la que se vote. Manifiestan su disgusto con que la  adecuación entre porcentaje de voto obtenido y porcentaje de representación parlamentaria asignada sea tan distante. Están, incluso, cabreados con que los partidos nacionalistas sean siempre, tanto si gobierna el PP como si lo hace el PSOE (aunque en esta legislatura Zapatero  ha batido todos los records, poniéndose el propio PSOE a la cabeza de las tesis nacionalistas), los que decidan con sus 8 o 10 diputados muchas de las políticas que afectarán a todo el Estado, aunque sea para dejarlo como algo residual ( Maragall dixit con “orgullo de izquierda”). Creen que no nos merecemos el espectáculo de la Justicia “por cuotas” entre “progresistas” y “conservadores”

Pero una vez constatados estos extremos, la gente mantiene un estado de resignación, como si esas cuestiones fuesen inamovibles e inalterables. Como  si el hecho de que se hubiesen establecido así hace 20 o 30 años, y después de comprobar que no todo ha funcionado lo bien que se creía, nos impidiese revisarlas o incluso cambiarlas radicalmente: “¡Qué le vamos a hacer, las cosas son así!”. Ahí es donde nosotros desde UPyD, y con las ideas muy claras en nuestro programa electoral, debemos llevar a  los ciudadanos la idea de que no tenemos por qué resignarnos, que las cosas se pueden y se deben cambiar y que para ello, alguien, en este caso UPyD, debe empezar a reivindicarlas y a transmitir que  no son utopías, que son cuestiones factibles.

Cuando la conversación llega a su fin, en muchos casos, suelen despedirse de nosotros con un “que tengáis suerte”. Cuando un periodista dijo esta expresión delante de nuestro candidato numero uno al Congreso, Manuel Hernández Iglesias, y de mí, Manuel no pudo reprimir, con cierta ironía, una pequeña reprimenda  hacia nuestro interlocutor: “Nada de suerte, no somos toreros”, aunque apreciamos el buen arte (esto último lo digo yo). Ese mismo  “suerte” me lo han dicho después en varias ocasiones más.

Pues ni resignación ni suerte. Esto puede empezar a solucionarse de una manera muy simple: con un buen caudal de votos a UPyD. Así que, ya saben amigos y amigas, manos a la obra, ¡Va por ustedes!

Rafael Sánchez Díaz.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: