La línea

El pasado domingo, día de la patria vasca, curioso día para la celebración ( por si alguien no lo sabe, es siempre el domingo de Resurrección, por ser ese el día en que Sabino Arana “encontró a su patria” junto a la ” Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo”, ya se sabe, Dios y fueros siempre bien juntos), todos los partidos nacionalistas se fueron de fiesta.


El discurso del PNV para la ocasión, lejos de enfrentarse a la realidad de los reveses electorales que ha sufrido el partido, tanto en las últimas Generales ( 120.000 votos menos), como en las Autonómicas de hace menos de 2 años ( 4 Parlamentarios menos), sigue insistiendo en el tema del “derecho a decidir”, también llamado “autodeterminación”. Y expresado en términos de “más autogobierno para pactar con Zapatero”, en palabras de Íñigo Urkullu.

Alguien que desconociera la realidad política vasca de los últimos 30 años, pensaría, al oir a Urkullu o a Ibarretxe, que el País Vasco es un territorio que aspira, ahora, a instituciones propias de autogobierno, cuando en realidad es el territorio con más autogobierno de toda Europa, por encima incluso de los estados federales alemanes o austríacos.

Claro que el problema no es lo que ellos quieran reclamar, siempre más y más, sino el establecimiento de la línea que el Estado no puede dejar que se traspase en esas negociaciones o pactos. Y el Estado está aquí representado por el Gobierno y por su Presidente. De modo que esa línea debe quedar desde el principio de cualquier negociación o pacto de gobernabilidad muy bien definida, y con la suficiente claridad para que no pueda ser atravesada bajo ningún motivo, ni de ámbito nacionalista ni del ámbito de la gobernabilidad. Por el simple hecho de que no se puede saltar la ley.

Después de la experiencia en el tema territorial de los últimos cuatro años, creo que existen dudas razonables sobre dónde considera Zapatero que empieza y termina esa línea.

¿ Y cómo nos afecta todo ésto a nosotros que vivimos en Murcia? Pués ya hemos dicho en algunas ocasiones que en UPyD las cuestiones de la política no nos afectan porque seamos murcianos, vascos o extremeños, sino por la igualdad de derechos de todos los ciudadanos que vivimos en España, es decir, de los españoles. Y el principal defensor de esa igualdad que nos garantiza el Estado debe ser el Gobierno. El Gobierno de España, como ahora gusta de llamarse a sí mismo, aquello que no debería necesitar de redundancias. Veremos.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: