Municipio (III)

Factoría de ZIncsa en el barrio cartagenero de Torreciega

Generalmente se suele estar de acuerdo con la existencia de una serie de centros públicos o privados que cumplen unas funciones de tipo social, de seguridad, etc. Casi todo el mundo piensa que los centros penitenciarios son necesarios, que es imprescindible la existencia de centros de desintoxicación de toxicómanos, o en la pertinencia de la construcción de viviendas sociales para erradicar el chabolismo.

Casi todos estamos de acuerdo…, hasta que nos ponen uno de esos centros en nuestro pueblo, o nos construyen un bloque de esas viviendas en nuestro barrio. Entonces la cosa gira 180 grados.

Aunque con algunos matices y diferencias, algo parecido a esto es lo que ha ocurrido con el proceso de cambio de ubicación de Zincsa ( Española del Zinc), cuya factoría en el barrio cartagenero de Torreciega va a ser proximamente trasladada al Polígono industrial de Los Camachos.

La verdad es que los trabajadores de Zincsa han sufrido durante los últimos años una serie de avatares que hicieron peligrar seriamente sus puestos de trabajo. La falta de respuesta del SEPES ( organismo dependiente del Ministerio de Vivienda y propietaria del suelo de Los Camachos) para proporcionar una parcela donde instalar la factoría, ocasionó que los trabajadores realizaran, entre otras medidas de protesta, una acampada durante varias semanas en la Plaza de España, un encierro del presidente del comité de empresa, o, incluso, la subida a la chimenea principal de la factoría de algún trabajador.

En otras ocasiones, acampadas semejantes a ésta despertaron la solidaridad y la respuesta de asociaciones y grupos de la izquierda, que en ésta ocasión, y exceptuando a CC OO y UGT, aquí a la altura de las circunstancias, estuvierion absolutamente desaparecidas. Los clásicos de las “tablas reivindicativas” brillaron por su ausencia.

Aunque socialmente había coincidencia en que los puestos de trabajo de Zincsa eran el objetivo número uno, algunas voces”progresistas” decían que los trabajadores estaban manipulados y que, en realidad, detrás de toda la operación había turbios intereses urbanísticos. Ver donde no hay. Los trabajadores exigieron al PSOE local un compromiso firme para solucionar el problema con el SEPES. La solución final llegó ” in extremis”.

Cuando después de un largo preceso el SEPES proporcionó la parcela necesaria para la instalación en Los Camachos ( parece razonable que un polígono industrial es un buen sitio para instalar una industria), ha surgido el tipo de posición que comentaba al principio. Y grupos de vecinos de algún núcleo de población cercano al polígono se han movilizado para impedir que Zincsa se inatale allí. Sin poner en duda el legítimo derecho de esos vecinos a protestar por lo que consideren oportuno, creo que la solución para Zincsa ha sido la más razonable entre las posibles. Y sobre todo ha respetado los puestos de trabajo, tan importantes en los tiempos que nos acechan.

Anuncios

1 comment so far

  1. […] los gestores de las administraciones públicas sean incompetentes o no se coordinen. Después del largo camino recorrido por los trabajadores para lograr que la factoría se trasladase, no puede tolerarse que vuelva a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: