La sentencia del Tribunal Supremo sobre la objeción a Educación para la Ciudadanía

 

El Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha decidido por 22 votos a favor y 7 en contra que no es posible acogerse al derecho a la objeción de conciencia para Educación para la Ciudadanía (EpC), confirmando así la obligatoriedad de la asignatura. La sentencia unifica doctrina, ya que existían dos resoluciones judiciales contradictorias previas  que habían determinado la posibilidad de objetar en Andalucía y la imposibilidad  de hacerlo en Asturias.

El Supremo rechaza los recursos presentados por padres objetores de cursar esta materia. Ni ve probado que con ella se vaya a “adoctrinar” a los niños, lo que lesionaría los derechos de los padres a que se respeten sus convicciones, ni que la Ley Orgánica de Educación (LOE), de 2006, que es la que establece esta materia como obligatoria, incurra en ninguna ilegalidad. Ahora, los estudiantes objetores tendrán que volver a las aulas de Ciudadanía y recuperar las clases perdidas.

En UPyD somos partidarios de una asignatura como EpC, aunque creemos que la manera  en que se legisló por el PSOE en la anterior legislatura no fue la más adecuada ( se utilizó como arma arrojadiza contra el PP), ni tampoco el PP estuvo a la altura, al ” caer” en las redes argumentales de la jerarquía católica, como tantas otras veces, perdiendo otra oportunidad de ser  una derecha laica como la francesa. Tampoco estuvo demasiado atinado en sus actuaciones  el exconsejero de Educación del Gobierno murciano, Juan Ramón Medina Precioso, en las que alentó y dió resonancia y cobertura a los colectivos de padres que objetaron a EpC. En su momento criticamos desde UPyD de la Región de Murcia el despropósito y el profundo error que cometía un gobernante dando pie para ignorar  y desobedecer una Ley Orgánica como la LOE, cuando debería haber sido el garante de  su cumplimiento.

Uno de los más importantes problemas  de EpC es la diversidad de contenidos que se pueden encontar en lo libros de texto. Como dice Savater, dos de los peores y más frecuentes sectarismos de nuestro espectro político son el clericalismo, por lo general apoyado electoralmente por la derecha, y el nacionalismo, apoyado también por lo general electoralmente por la izquierda. Y esos dos asuntos son los que dan “carácter” a los contenidos de muchos de los libros de EpC.

Uno de los aspectos que favorecerían que EpC ( y otras asignaturas como la historia y la geografía) tuviesen un único perfil sería que el Ministerio de Educación ( el Estado) asumiera su responsabilidad sobre  los contenidos de los libros de texto, algo dfendido por UPyD. En concreto en EpC,  nos podemos encontrar en la librerías con textos editados que van desde algunos que defienden la dictadura castrista de Cuba, cuestionando las democracias liberales, a otros que casi convierten en pecado el divorcio, inmoral la ley del aborto y casi llegan a  la homofobia. En este sentido resulta poco creíble el argumento del “Gobierno de España” de que no controla los textos porque ello sería una forma de “censura previa”. Más que censura previa, parecen ganas de no enfadar a los nacionalistas , en el caso de la historia, y de intentar ser condescendientes  con la jerarquía católica, aunque luego ésta se ponga levantisca, en el asunto de EpC. O sea, un despropósito.

De todas formas, las asociaciones de padres de alumnos objetores anuncian recursos en el Constitucional. Están en su derecho. Estaremos atentos.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: