Educación e investigación contra la crisis

Éste es el título del artículo que ayer me publicó La Verdad en la sección   Tribuna  Política

Educación e investigación contra la crisis

Nadie discute a estas alturas que la mejor inversión para que una crisis como la actual no se repita con tanta virulencia es la educación. El deseado cambio de modelo productivo de nuestra economía tiene como principio indispensable un sistema educativo sólido y de calidad que propicie una buena preparación de nuestros jóvenes y que permita mejorar aspectos tan importantes como la productividad, a cargo de unos trabajadores más cualificados, y la competitividad de las empresas, con unos empresarios más formados para mejorar en la innovación de procesos.

En realidad, nadie pone en duda esto, en la teoría, porque en la práctica la educación y la investigación son casi las primeras damnificadas a la hora de recortar los presupuestos. Lo hemos visto en los Presupuestos Generales del Estado, en los que las partidas de I+D+i han sufrido recortes próximos al 20%. Y lo comprobamos también en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2010. En los dos casos, estos recortes dejan en evidencia las contradicciones de los Gobiernos de Zapatero y de Valcárcel: no paran de publicitar que la educación y la investigación son elementos imprescindibles para salir de la crisis y cambiar el modelo productivo, aunque, finalmente, ambos ejecutivos terminan por recortar sus presupuestos. Las distintas asociaciones y colectivos que han firmado el reciente Manifiesto por la Ciencia han denunciado la situación. El sector científico fue totalmente marginado en las medidas anticrisis, cuando un programa de inversiones consagrado a la investigación y a las infraestructuras científicas podría haber cumplido unos objetivos imprescindibles y haber supuesto un salto cualitativo aprovechable en años posteriores. Del mismo modo, el aumento del paro debería haber impulsado un programa nacional urgente de formación de investigadores y técnicos, de reciclaje de trabajadores de sectores excedentes y de actividades de I+D+i, especialmente en las pymes.
Por su parte, el Gobierno regional insiste en la misma dirección equivocada. De un lado está la incomprensible renuncia por parte de la Consejería de Educación a los 4 millones de euros del programa Escuela 2.0, promovido por el Ministerio de Educación, que iba a dotar de ordenadores portátiles y pizarras digitales a los escolares de 5º de Primaria. Y por otro, el insuficiente desarrollo del II Pacto Social de la Educación, que había despertado buenas expectativas al incluir inversiones en Educación o las reformas en aspectos clave, como la escolarización de alumnos inmigrantes o con necesidades educativas de forma compartida entre centros públicos y concertados. Pasado casi un año desde su firma, no parece que estos y otros aspectos se estén concretando de forma satisfactoria. Ambas cuestiones han sido denunciadas por UPyD. La Consejería negó estos hechos, hechos que los propios sindicatos firmantes del pacto vienen confirmando desde el pasado mes de noviembre.
La ausencia o debilidad de todas estas medidas propiciará que la crisis se alargue, y que cuando salgamos no se hayan puesto unas bases sólidas para fortalecer nuestro sistema productivo y que eviten, a medio plazo, otra crisis de una dureza similar a la actual.

Rafael Sánchez Díaz es coordinador regional de UPyD.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: