Cambio de modelo productivo

Este es el título del artículo que hoy me publica La Verdad.

Durante los últimos años, el motor del crecimiento económico de la Región ha sido la construcción y todos los subsectores que gravitan a su alrededor. Lo peor, como todos sabemos, es que su protagonismo ha sido tan excesivo, que ahora los índices de paro se han disparado de una forma alarmante. Incluso en Cartagena, a la que se le asignaba una menor dependencia de la actividad constructora, se está sufriendo severamente la caída del empleo. Todos los estamentos sociales y políticos de la Región coinciden en la necesidad de un cambio en el modelo productivo. Dicho cambio debería basarse en conceder mayor relevancia a otros sectores como la industria y el comercio.

Pero esta intensificación necesaria de la actividad industrial debe caminar en paralelo con un mayor respeto al medio ambiente y la sostenibilidad. Y esto implica la inversión por parte de las empresas en la mejora de tecnologías productivas que propicien procesos ‘limpios’, y que las distintas administraciones públicas competentes incrementen el régimen de vigilancia, control e inspección para asegurar que se cumplen de modo estricto las normativas vigentes en lo relativo a vertidos y desechos industriales, en especial a las aguas marinas. Un mayor desarrollo de la actividad industrial debe llevar adosado unas infraestructuras que permitan un eficiente transporte y comercialización de los bienes producidos. Y aquí aparece el tráfico marítimo de mercancías, como una circunstancia que en la Región, y concretamente a través del puerto de Cartagena, debe revalorizarse.
Un tráfico marítimo de mercancías, que tiene en el transporte de contenedores uno de sus puntos esenciales. El proyecto para la construcción de una terminal de contenedores en la zona del Gorguel, que propone la Autoridad Portuaria del Puerto de Cartagena, ha levantado apoyos y críticas. Éstas últimas vienen motivadas por el impacto ambiental que podría producir una infraestructura de esas dimensiones, que estaría ubicada a un kilómetro de la bahía de Portmán, cuya regeneración sigue pendiente después de más de 40 años de actividad minera. Sendos informes de expertos de las universidades de Murcia y de la Politécnica de Cartagena desaconsejan su construcción por el fuerte impacto ambiental. En cambio, la Autoridad Portuaria opina que será un «puerto limpio», al ser origen y destino de contenedores y no de otro tipo de productos, y que creará casi 2.000 puestos de trabajo directos y dinamizará la economía de toda la Región y, por supuesto, de Cartagena y La Unión.
Si los informes preceptivos del organismo de Puertos del Estado y los de Impacto Ambiental resultan finalmente favorables, estableciendo todos los parámetros necesarios para asegurar la adecuada conservación del entorno, la construcción del puerto del Gorguel debería efectuarse. Eso sí, previendo las infraestructuras adicionales necesarias que posibilitasen su buen funcionamiento y operatividad.
Si queremos ser realistas y consecuentes, debemos asumir este tipo de obras, que pueden suponer un cambio de rumbo en los sectores productivos en la Región, junto a una mayor actividad industrial y comercial. Un cambio imprescindible para asegurarnos que, en un futuro, una nueva crisis económica no nos golpee con la virulencia con la que lo hace la que actualmente padecemos.
Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: