Medio Ambiente cuenta poco

La estructura del nuevo Gobierno Regional no ofrece dudas sobre la relevancia que el Presidente Valcárcel concede al área de Medio Ambiente. La decisión de “diluir”  las competencias medioambientales  en la Consejería de Presidencia y Justicia es un síntoma de la pérdida de peso específico del área.

La gestión medioambiental que se deriva del extenso patrimonio natural que poseemos, junto a nuestros perennes problemas de desertización, contaminación del Mar Menor, o los que se pueden sobrevenir por las nuevas actuaciones urbanísticas, presentan la suficiente envergadura como para tener una  Consejería de Medio Ambiente que atienda y vele por todos estos temas.

Desde  UPyD propusimos  en la pasada campaña electoral la reducción del número de Consejerías a siete, pero siendo Medio Ambiente una de ellas, con competencias específicas en esa materia. La reducción del gasto en la Administración autonómica, aunque completamente necesaria tal y como proponemos, no  puede ser la justificación de esta disipación de competencias medioambientales en una Consejería de Presidencia y Justicia;  más bien parece un autocontrol  por parte del Gobierno regional a la independencia que debería tener una Consejería con entidad propia sobre la actividad y gestión  medioambiental en la Región.

Anuncios

1 comment so far

  1. José Luis Lucas Cano on

    Gestión Medioambiental significa revisar la política urbanística que sigue la administración Valcárcel. A poco que uno revise los proyectos realizados hasta el momento presente y los futuros, se da cuenta de que es una política orientada al enriquecimiento de unos pocos (Y bien conocidos) sin tener en cuenta impactos medioambientales. Debe ser que, como “Apostol del árbol” ya hay uno, quiere para sí el título de “Apostol del ladrillo”, que es el que mejor le va.
    Si existiese una línea política coherente, Murcia, como enclave potencial de flora (Los endemismos existentes sólo son superados por Andalucía) y por especies únicas (Como el Fartet en Abanilla) podría ser gestionada medioambientalmente para abrir un nicho económico que al señor Valcárcel le da alergia explotar. Estamos en una región que posee mar, montaña, parajes desérticos y una huerta de la que el único orgullo es desfilar el Día del bando y dejarla desaparecer bajo toneladas de hormigón. Vivimos de las glorias del pasado, como es el caso de Sierra espuña, y mientras tanto la desertificación avanza.
    Con visión objetiva, podría decirse en su descargo, que mientras los logros inmobiliarios se ven en pocos años, las actuaciones medioambientales tardan más que sus legislaturas, para lo que “La Foto” no se puede conseguir. Pero esto ocurre cuando la política no es vocacional, sino un negocio. Y cuando además, el pueblo añora unas mieles derivadas del ladrillo, la política medioambiental sobra en una ecuación clave para el gobierno Valcárcel. Lástima!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: