Final previsible

Lo que ha ocurrido con el rescate del sistema bancario español, lo podemos comparar con esas  películas en las que  intuimos cuál va ser su final. Claro que no todos los “espectadores” son igual de intuitivos. La  tercera parte del sistema financiero español  está en estado ruinoso  y ello ha derivado en  la inviabilidad del sistema bancario en su conjunto. Las entidades que forman ese tercio del sistema  son las   procedentes de las fusiones entre  cajas de ahorro, lo que  no es casual. El modelo de gestión y funcionamiento de las cajas en España apuntaba al desastroso desenlace al que estamos asistiendo.

Unas cajas , absolutamente politizadas, que en la práctica han desarrollado la función de banco al servicio del Gobierno regional de turno, que estuvieron  dispuestas a conceder créditos a megaproyectos inmobiliarios sobredimensionados y a infraestructuras que no respondían ni a una necesidad real ni a la función que se les supone que deben tener. Por no hablar de la estafa colectiva y la inmoralidad que han supuesto las indemnizaciones millonarias de los consejeros y directivos que cesaban. ¿Y quién ha permitido que ese sistema se haya mantenido así hasta que se ha derrumbado como un castillo de naipes?  La respuesta es conocida: fundamentalmente, el PP y el PSOE, que se han empeñado en no cambiarlo, e  IU, que también ha formado parte del guion. Los sindicatos tampoco han tenido inconveniente en estar en los Consejos de Administración de las entidades,  mientras todo este desastre se producía. En la Región, en  el Consejo de Cajamurcia, 10 de sus 20  miembros son políticos en representación de   partidos y sindicatos, mientras que  en el de la CAM, lo son 11 de sus 20 consejeros.

Cuesta trabajo creer que todos estos espectadores no intuyesen el final de la película. O tal vez lo vieron y no quisieron enterarse. Quienes sí lo vimos con claridad y, a riesgo de ser  aguafiestas, lo contamos en voz alta, recibimos negativas y descalificaciones sonoras. Hay que recordar  que en 2009, UPyD, a través de su diputada Rosa Díez, presentó en el Congreso una interpelación urgente al Gobierno sobre la necesidad de despolitizar los órganos de gobierno y la gestión de las Cajas, separar la obra social de la actividad bancaria y  crear un nuevo Consejo Social Consultivo con presencia de las administraciones públicas. Tanto el PSOE como el PP rechazaron la moción, que incluso fue calificada  por algunos de “poco democrática”, así , como lo oyen.

Pero no vayan a pensar que después de todo  lo que ha ocurrido PP y PSOE están dispuestos a introducir cambios. La semana pasada se aprobó en la Asamblea Regional una moción conjunta de socialistas y populares para reformar la ley regional de cajas. La reforma que han pactado contempla  la obligación de mantener el gasto de la obra social, algo que es positivo, pero no dice ni una palabra sobre la desaparición de los políticos de los Consejos de Administración.  Parece que todo seguirá igual. Al menos, nosotros, desde UPyD, hemos llevado ante los tribunales  a algunos de ellos. Esperemos que el final de esta película no sea muy amargo para los ciudadanos.


 

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: