Dos años de improvisación y retroceso

Los dos años transcurridos de la actual legislatura, la quinta con mayoría absoluta del PP en la Región, dejan un balance claramente negativo del gobierno de Valcárcel. En realidad, no se  pueden aislar de lo que  ha supuesto la gestión de los populares durante los otros 16 años de gobierno, lo que ocurre es que cuando la crisis se ha mostrado en toda su intensidad ha quedado al descubierto el enorme desacierto del modelo de crecimiento por el que apostó el PP y de las medidas que se han tomado. Unas medidas en las que los recortes han sido casi  únicos protagonistas, adoptadas desde la  improvisación y que han supuesto un claro retroceso en los servicios públicos relacionados con la educación, la sanidad o la dependencia

EL gobierno regional ha intentado en esta primera mitad de la legislatura, aunque también en los años  anteriores con la explosión de la burbuja inmobiliaria ya desencadenada, transmitir la idea de que la crisis y las  catastróficas cifras que tenemos en la Región,  un 30 por ciento de paro  y en  el podio nacional del déficit, eran consecuencia de la situación internacional y nacional, como si la gestión del propio gobierno regional  no hubiese tenido nada que ver. Sin embargo, el propio Vicepresidente Bernal reconoció en la presentación del Plan Estratégico que la Región  está por debajo de la media nacional en nivel educativo, formación, tejido productivo, productividad y recursos destinados a la investigación. Es decir, en todos  los indicadores que definen la solidez de una economía, que  son, precisamente, nuestras mayores debilidades. Es cierto que el  actual modelo de financiación autonómico, que nosotros criticamos de forma genérica, ha perjudicado a la Región, pero hay otros factores.

 La falta de previsión en los  momentos de bonanza, con gastos y estructuras autonómicas innecesarias cuya supresión hemos pedido desde UPyD de forma reiterada, es la primera objeción que se le puede hacer a Valcárcel y a sus gobiernos. Del mismo modo, su reacción cuando la crisis  comenzó a mostrarse con toda su dureza fue claramente insuficiente. Los informes del Tribunal de Cuentas sobre los presupuestos regionales  de 2008 y 2009, indican que estos se confeccionaron como si la crisis fuese inexistente, cuando en realidad el déficit ya había empezado a dispararse.

En los dos últimos años se  ha querido   “apagar el incendio”, pero la improvisación ha guiado sus políticas, sin anticipar lo que era previsible. Sirvan como ejemplo la inclusión millonaria, por dos veces, de la venta de inmuebles y puntos de amarre en los planes de ajuste, cuyo resultado ha sido prácticamente nulo, o la “amenaza” de Corvera. Sin embargo, mientras, por ejemplo, en 2013 se recorta  en dependencia  o en  políticas activas de empleo, se  destinan 13 millones de euros para el nuevo contrato de la televisión autonómica, algo intolerable. Además, la voluntad política del PP para la regeneración democrática o para mejorar la transparencia, ha sido sencillamente nula. Hasta hace un mes la reforma de la ley electoral no  estaba en su agenda y a estas alturas no sabemos ni en qué plazo ni en qué forma se piensa acometer.

Artículo publicado en el diario La Verdad de Murcia.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: