La imprescindible reforma de la ley electoral regional

Una de las peores consecuencias de la crisis  que estamos viviendo  es la enorme  y creciente desafección de  los ciudadanos hacia los políticos  y la política. Esta situación ha derivado hacia una crisis de confianza en las instituciones democráticas que es urgente atajar. Sin duda alguna, una de las cuestiones que más ha distanciado a los ciudadanos es la falta de proporcionalidad de la  ley electoral.

Nuestro actual sistema electoral conculca dos derechos fundamentales: el derecho activo de cada uno de los ciudadanos de elegir en igualdad de condiciones  y el derecho pasivo de todas las formaciones políticas a ser elegidas también de forma igualitaria . Y esta circunstancia es aplicable tanto en el ámbito nacional como en el regional, en éste último de forma  aún más negativa, como después comentaré.

Lo más intolerable, por encima del agravio para los partidos políticos, es  que el voto de cada ciudadano tenga un valor diferente en función del territorio en el que resida y de la opción política que elija. Si nos centramos en la Región de Murcia, el valor del voto no es igual para toda la Comunidad, puesto que la media de votos por escaño de la circunscripción nº 3 , la más poblada, es de unos 16.200, mientras que la de la número 5, la menos poblada, es de poco más de 9.600.

Y si miramos la media de  votos por escaño  que cada partido necesitó  en las pasadas elecciones autonómicas de 2011 en la Región de Murcia,  comprobamos que para  el PP (33 escaños) fue de 11.590 votos, para el PSOE (11 escaños) de 14.105, para IU (1 escaño) de 50.913, mientras que  UPyD, con 29.236 votos, se quedó sin representación en la Asamblea Regional. Creo que, tanto en lo que afecta al voto de lo ciudadanos, como en lo relativo al principio de igualdad para los partidos políticos, salta a  la vista la abrumadora falta de proporcionalidad  y la injusticia de la actual ley electoral regional.

La ley electoral regional  en vigor establece cinco circunscripciones, siendo como somos una Comunidad uniprovincial, y un mínimo de votos del 5 % para la obtención de escaño. Lo que más afecta  a la proporcionalidad del sistema es el tamaño, referido al número de electores, de  las circunscripciones. De modo que a mayor tamaño, mayor proporcionalidad. Y si nos referimos al porcentaje mínimo exigido, lo más curioso, y perjudicial para los partidos pequeños, aunque muy beneficioso para PP y PSOE, es que ese 5 % no se aplica en cada circunscripción, sino que se ha de obtener en toda la Comunidad. Lo lógico sería, si se opta por dividir la Comunidad en  cinco circunscripciones, que se aplicase ese porcentaje en las  circunscripciones consideradas de forma singular, puesto que pare eso se han hecho.

 Todo ello motiva que  desde UPyD defendamos  una reforma de la ley electoral regional  que contemple una circunscripción única para toda la comunidad autónoma, en lugar de las cinco que hay  ahora, que  rebaje del cinco por ciento actual al tres por ciento el porcentaje mínimo para poder acceder a escaño y que contemple listas desbloqueadas.

Creemos que la actual Ley, en vigor desde la primera redacción del Estatuto de Autonomía, en 1982, ha quedado desfasada y ya sólo sirve a los intereses del bipartidismo. En su momento, se buscaba asegurar la formación de mayorías de gobierno, evitando la atomización de la Asamblea y facilitando la gobernabilidad. Sin embargo, en la actualidad las circunstancias han cambiado, y el umbral del 5% para obtener escaño impide que fuerzas políticas más pequeñas accedan a la Asamblea y aporten mayor pluralidad a la cámara. Por ello pedimos que se rebaje al 3 % el porcentaje mínimo para obtener escaño.

Por otra  parte, la división de la Región en cinco circunscripciones electorales provoca una disminución de la proporcionalidad en el sistema electoral, como ya se ha comentado antes. Para UPyD, la Asamblea representa a ciudadanos, no a territorios, pues son los primeros los sujetos de derechos. Por esta razón, entiende que deben desaparecer las cinco circunscripciones actuales, quedando reducidas a una única circunscripción para toda la Región.

Además, el sistema de listas cerradas y bloqueadas  resulta negativo porque limita la  capacidad de elección, supone una lejanía del ciudadano con el diputado, una  menor rendición de cuentas individual y un excesivo poder de las cúpulas de los partidos políticos. Por ello   pedimos  que se   estudie y  establezca un sistema de listas desbloqueadas que permita al elector interactuar en el orden de los candidatos de las respectivas listas electorales presentadas por los partidos políticos a las elecciones.

Esta propuesta la hemos registrado y la hemos trasladado a los tres grupos parlamentarios de la Asamblea Regional, donde se ha constituido una comisión para la reforma de la ley electoral. Los grupos políticos de la cámara regional, pero especialmente el PP que cuenta con una holgada mayoría, tienen la responsabilidad de no defraudar a la ciudadanía y elaborar una nueva ley que contribuya a mejorar la calidad democrática  y  la propia credibilidad del sistema. Es algo imprescindible.

 

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: