¿Pasará otra vez de largo?

Una de las peores consecuencias de la crisis política es la enorme y creciente desafección de los ciudadanos hacia los políticos y la política. La actual situación ha derivado en una crisis de confianza y alejamiento de las instituciones democráticas que es urgente atajar. Sin duda alguna, entre las cuestiones que más distanciamiento y críticas provocan en la opinión pública está la injusta  ley electoral que tenemos. Nuestro sistema electoral conculca dos derechos fundamentales: el derecho activo de cada uno de los ciudadanos de elegir en igualdad de condiciones y el derecho pasivo de todas las formaciones políticas a ser elegidas con las mismas posibilidades. La baja  proporcionalidad está presente  tanto en la ley nacional como en la regional, en ésta última, si cabe, de forma  aún más acusada.

 La peor consecuencia del sistema es  que el voto de cada ciudadano tiene un valor diferente en función del territorio en el que resida y de la opción política que elija. Si analizamos los datos de  las pasadas elecciones autonómicas de 2011 en la Región de Murcia, vemos que  el valor del voto no es igual para toda la Comunidad, puesto que la media de votos por escaño de la circunscripción número 3, la más poblada, es de unos 16.200, mientras que la de la número 5, la menos poblada, es de poco más de 9.600. Y si miramos el promedio de votos  que cada partido necesitó para obtener escaño, comprobamos que para  el PP (33 escaños) fue de 11.590, para el PSOE (11 escaños) de 14.105, para IU (1 escaño) de 50.913, mientras que  UPyD, con 29.236 votos, se quedó sin representación en la Asamblea Regional. Salta a  la vista la abrumadora falta de proporcionalidad y la injusticia de la actual ley.

 Desde UPyD defendemos una reforma de la ley electoral  que contemple la  rebaja del 5% actual al 3% el porcentaje mínimo para obtener escaño, como un elemento que asegure una mayor pluralidad en la cámara. Del mismo modo, planteamos una circunscripción única para toda la comunidad autónoma, en lugar de las cinco que hay en la actualidad, para que el valor del voto de cada ciudadano sea el mismo, independientemente del lugar en el que resida. Además, en la propuesta que entregamos a los tres grupos de la Asamblea, también  pedimos que se estudie y establezca un sistema de listas desbloqueadas que permita al elector interactuar en el orden de los candidatos de las respectivas listas electorales presentadas a las elecciones, limitando el excesivo poder de las cúpulas de los partidos políticos.

El pasado mes de mayo, los tres grupos de  la Asamblea Regional crearon una comisión para abordar la reforma de la ley electoral. Sin embargo, cinco meses después de la constitución de la comisión, apenas se ha avanzado, sólo se ha celebrado una reunión y no existe un calendario de trabajo. El PP, con su holgada mayoría, es el principal responsable de que la reforma salga adelante. Viendo cómo van las cosas, el escepticismo es obligado: ¿dejará la Asamblea Regional pasar de largo, otra vez, el tren de la reforma? Sería una enorme irresponsabilidad.

Artículo publicado hoy en el diario La Verdad de Murcia

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: