Desgobierno

Dicen los expertos que los procesos de  comunicación son  la clave para transmitir adecuadamente el contenido de los mensajes y para ofrecer una imagen de seguridad, de solvencia.  Si esta reflexión  se traslada a la acción de un gobierno, no es que   sea conveniente comunicar bien  por razones estéticas o de forma, sino que es  casi obligatorio por razones de credibilidad.

 El espectáculo que nos está ofreciendo el gobierno regional con el aeropuerto de Corvera, supera cualquier escenario que se hubiese podido aventurar. La imagen de la rueda de prensa posterior al consejo de gobierno del pasado viernes, con Bernal, Ballesta y Campos queriendo dar una sensación de coordinación, cuando en realidad la discrepancia es total, nos lleva a la certeza de  que nos encontramos ante una preocupante  situación de desgobierno en la Región. Por mucho que Valcárcel quiera aunar mensajes y transmitir  que el gobierno regional gobierna de forma organizada, su adiós para ir en las listas al Parlamento Europeo resta credibilidad a todas sus acciones.

El episodio de la “presunta” apertura de Corvera y las negociaciones con Sacyr, han llegado a una situación que, de no ser por las cifras millonarias que llevan aparejadas, se podría calificar de auténtico sainete: el gobierno regional rompió  el acuerdo con la concesionaria porque, según los informes jurídicos, no hacerlo habría sido prevaricar. Pero sólo medio año después, se dice lo contrario, se quiere recomponer el acuerdo y retirar las demandas interpuestas contra la empresa. ¿En qué quedamos? Y además, todo esto sucede con la oposición rotunda de Bernal, quien en pleno proceso de solicitud a la UE de los permisos para el préstamo participativo a Aeromur, reclama a la empresa que, en un plazo de 10 días, haga frente a los 182  millones de € que el gobierno regional ha pedido prestados para evitar la ejecución del famoso aval.

Como decía al principio, se intenta escenificar que todo esto sucede con la máxima normalidad y  que se actúa de forma coordinada. Pero la credibilidad del gobierno regional, por mucho que se quiera comunicar lo contrario, está bajo mínimos. El gobierno regional está en franca descomposición, con un presidente que se marcha, con un vicepresidente que hace lo propio y que ofrece una imagen de enfrentamiento con el resto del gobierno – incluida su negativa a ofrecer la declaración de bienes en la Asamblea Regional- que desconcierta.

La situación en la que Valcárcel va a  dejar  la Región  es lamentable : un costoso  aeropuerto, que era innecesario, pero que una vez construido se quiere abrir y  no se sabe cómo; una llegada del AVE a la Región sin resolver , con unas infraestructuras ferroviarias convencionales  que , después de 18 años de gobierno,  siguen sin  modernizarse; unas  deudas  millonarias de la desalinizadora de Escombreras y del propio Corvera que  nos van  a hipotecar durante muchos años; o una tasa de abandono escolar temprano, la cuarta más alta de España,  que culmina todos  los “éxitos” de Valcárcel. La Región necesita, cuanto antes, un cambio político que ofrezca a los ciudadanos  la posibilidad de creer que es posible hacer y estar en  política de otro modo.

Artículo publicado hoy en la edición impresa del diario La Verdad

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: